El equilibrio de los mundos capitulo 2

Hola antes de comenzar quería deciles que hoy al estar al pedo logré escribir dos capítulos
Pero no va a ser algo de todos los días
Gracias por leer

Parte anterior: El equilibrio de los mundos capitulo 1 completo

Capítulo 2: Revelaciones y Sentimientos Ocultos

Eira estaba sentada en su habitación, repasando sus apuntes de clase con la mente en otra parte. La visita de sus madres, Morgana y Emily, siempre traía consigo una mezcla de emociones. Aunque las amaba profundamente, a veces era difícil compartir con ellas los desafíos y conflictos que enfrentaba en la academia.

De repente, hubo un suave golpeteo en la puerta, y Zephyr entró en la habitación con una expresión seria en su rostro.

—Eira, necesitamos hablar —dijo Zephyr, cerrando la puerta detrás de él.

Eira asintió, sintiendo un nudo en el estómago. Sabía que Zephyr estaba preocupado por lo que había sucedido con Amateurs, pero no estaba segura de si estaba lista para compartirlo con sus madres.

Zephyr se sentó a su lado, mirándola con determinación.

—Eira, entiendo que no quieras preocupar a tus madres, pero lo que sucedió con Amateurs no puede seguir así —dijo Zephyr con suavidad—. Ellas te aman y quieren ayudarte, pero no pueden hacerlo si no les cuentas lo que está pasando.

Eira bajó la mirada, sintiéndose abrumada por la preocupación de Zephyr. Sabía que tenía razón, pero la idea de preocupar a sus madres la llenaba de temor.

—Lo sé, Zephyr, pero no quiero causarles más problemas —murmuró Eira, sintiendo el peso de su secreto.

Zephyr suspiró, colocando una mano reconfortante sobre el hombro de Eira.

—Ellas son más fuertes de lo que piensas, Eira. Y te aman más de lo que crees —dijo Zephyr con suavidad—. Debes confiar en ellas y permitirles estar ahí para ti.

Eira miró a Zephyr, sintiendo una mezcla de gratitud y admiración. Él siempre había sido un amigo leal y comprensivo, siempre dispuesto a estar a su lado en los momentos difíciles.

—Gracias, Zephyr. Lo pensaré —respondió Eira, sintiendo un atisbo de esperanza en su corazón.

Zephyr asintió, comprendiendo que era todo lo que podía pedir en ese momento.

—Estoy aquí para lo que necesites, Eira. Siempre —dijo Zephyr con una sonrisa tranquilizadora.

Antes de que pudieran continuar la conversación, otro golpeteo sonó en la puerta, y Morgana y Emily entraron en la habitación con sonrisas cálidas en sus rostros.

—¿Qué hacen aquí? —preguntó Eira, tratando de ocultar su sorpresa.

Morgana le dio un abrazo cálido y maternal, mientras Emily tomaba asiento junto a ella en la cama.

—Queríamos asegurarnos de que estés bien, cariño. ¿Cómo has estado? —preguntó Morgana, acariciando el cabello de Eira con ternura.

Eira forzó una sonrisa, intentando disimular la preocupación que sentía por dentro.

—Estoy bien, mamá. Solo un poco cansada por los estudios —respondió Eira, evitando el contacto visual.

Emily frunció el ceño, notando la tensión en la habitación.

—Parece que hay algo más, Eira. ¿Qué te preocupa? —preguntó Emily, mirándola con atención.

Eira vaciló por un momento, sintiéndose atrapada entre el deseo de proteger a sus madres y la necesidad de contarles la verdad.

—Es solo… la presión de los estudios. Nada importante —murmuró Eira, sintiéndose culpable por ocultarles la verdad.

Morgana y Emily intercambiaron una mirada preocupada, sabiendo que su hija no estaba siendo completamente sincera. Sin embargo, decidieron no presionarla en ese momento, confiando en que Eira compartiría sus preocupaciones cuando estuviera lista.

Después de que Morgana y Emily se despidieran y salieran de la habitación, Zephyr se acercó a Eira con cautela.

—Eira, ¿Por qué no les dijiste? —preguntó Zephyr, mirándola con preocupación.

Eira bajó la mirada, sintiéndose abrumada por la preocupación de Zephyr. Sabía que tenía razón, pero la idea de preocupar a sus madres la llenaba de temor.

—Zephyr, no puedo… —comenzó Eira, pero Zephyr la interrumpió suavemente.

—No tienes que hacerlo sola, Eira. Estoy aquí para ti, pase lo que pase —dijo Zephyr, colocando una mano en su hombro con suavidad.

Eira se sintió abrumada por la ternura y la comprensión en los ojos de Zephyr. Quería confiar en ellas, quería contarles todo, pero el miedo seguía manteniéndola en silencio.

—Lo sé, Zephyr. Solo necesito tiempo para procesar todo esto —respondió Eira, forzando una sonrisa.

Zephyr asintió con comprensión, sabiendo que no podía presionar a Eira para que hablara si no estaba lista. Se comprometió a estar allí para ella, sin importar qué.

Mientras veía a Zephyr salir de la habitación, Eira se sintió abrumada por una mezcla de emociones. Sabía que había llegado el momento de enfrentar la verdad sobre sus sentimientos, pero el miedo seguía manteniéndola en silencio. Sin embargo, mientras reflexionaba sobre la visita de sus madres y la preocupación de Zephyr, una pregunta se instaló en su mente, una pregunta que había estado evitando durante demasiado tiempo.

¿Y si lo que sentía por Zephyr iba más allá de la amistad?

7 Likes

Aque si situacion de familia tan buena por parte de las mamis
Y me identifico con la prota y el no hablar con sus padres(mas que nada por que me regañan x todos xD)

1 Like

Ohhhhh, interesante
Que bonito, para mí si hay capitulo extra por ser tu novia :blush:

Jsjsjsjjsjsjs

1 Like

Simply epic, sin palabras (¿haypadresbuenos? :fearful:sorprendente)

2 Likes

m encanta,simplememte god

1 Like

Siguiente parte: El equilibrio de los mundos capitulo 3