Un pequeño texto que hice :') | ❝La chica del vestido blanco❞

Era un sueño recurrente. O una pesadilla.

Me encontraba en un enorme campo de flores moradas. El cielo estaba oscuro y las estrellas brillaban como ojos expectantes, atentos a lo que pudiese pasar.
Estaba descalzo, y a cada paso que daba los delicados pétalos de las flores se desprendían y brillaban, rozándome las pantorrillas y haciéndome cosquillas. No sé por qué avanzaba, pero sabía que tenía un destino esperándome.

Entonces era cuando la veía.
Una chica de mi edad aparecía frente a mí. Vestía un vestido blanco que revoloteaba a cada paso que daba y tampoco tenía calzado. Me sonreía y me pedía que la siguiera, y enseguida comenzaba a trotar por el campo de flores con su rebelde pelo castaño flotando tras ella. Yo la seguía, riéndome. Se sentía como si la conociese de toda la vida. Nunca era capaz de verle la cara, o al menos no la recuerdo, pero su sonrisa era tan hermosa como un cerezo floreciente en primavera. La intentaba alcanzar mientras se reía y saltaba sobre las flores y el césped frescos.
Entonces, se giraba, y su sonrisa se ensanchaba todavía más al verme. Solo me faltaban unos cuantos metros para alcanzarla, pero de repente, esa sonrisa que bien podría ser el sol, tan brillante sobre su cara, se alargaba y los dientes blancos y perfectos se alargaban. Sus labios se volvían finos y agrietados, y me daba cuenta de que el vestido había pasado a ser rojo como la sangre.
Era justo en ese momento cuando una criatura de pesadilla aparecía de un sueño que de repente se agrietaba. Las flores se habían marchitado, los distintos tonos de morado habían palidecido y un horrible hedor me atizó la nariz. Miraba aterrorizado lo que se erguía delante mío. Era muy difícil de describir: un enorme cuerpo escamoso de reptil con múltiples brazos de diferentes edades, arrugados, pequeños y carnosos, largos y huesudos; una cabeza con las cuencas de los ojos vacías y sangrantes y el poco pelo negro que tenía, enmarañado y grasiento. Me miraba fijamente.
La joven desaparecía tras la enorme y horripilante figura y yo caía al suelo. El monstruo se me acercaba. No me podía mover, me sentía congelado en el sitio.

Siempre me despertaba hecho un mar de lágrimas, sudando y gritando. Todas las veces Madre me decía que solo era un mal sueño y que me callase de una vez. Yo había oído a los charlatanes de los mercados decir que los sueños eran premoniciones del futuro, y me asustaba porque no quería irme a la cama por la noche y volver a ver esa figura de pesadilla.
Tras la muerte de mi madre, cuando yo tenía 14 años, las pesadillas cesaron. Llegué a pensar que la causa era ella y su entorno abusivo. Pero no.

Tras 5 años, ha vuelto. La chica del vestido blanco y el campo de flores. Y sé que esta vez, ella será la que me persiga a mí hasta que me encuentre.


—Texto producto de mi esquizofrenia nocturna.

Gracias por leer! :black_heart::black_heart:

11 Likes

El final :cold_sweat:

1 Like

Ahem- jajajajjajajajajaja—

‎ ‎ ‎

‎ ‎

1 Like

@marcynoceda09 : un pequeño texto
El texto: :triangular_ruler:

Fuera de bromas te quedo genial para la tipica noche de campamento donde se cuentan historias jsjsjs

1 Like

Jajsjjas, muchas gracias Cg :black_heart::black_heart:

1 Like

Sinceramente me encantó!!! Amo este tipo de historias está realmente genial!!! :heart::heart::heart::heart::heart:

1 Like

Fue un texto muy bueno :two_hearts:

1 Like

Muchas gracias Wendy, Mars <3 :black_heart::black_heart:
Lo apreció un montón

1 Like